Según Magaly Medina, Renato Tapia tuvo una relación con Daniela Castro, una amiga en su adolescencia. Después de años se volvieron a encontrar y tuvieron un encuentro de una noche donde ella quedó embarazada. Actualmente, el niño tiene seis años y, de acuerdo con la mujer, el futbolista no quiere darle su apellido.

A mediados del año pasado, dejó de mantener al niño y trató de dejarlos fuera de los focos para no manchar su carrera como deportista y como padre de familia. Por ese motivo, fue Castro quien lo registró al niño con sus dos apellidos, es decir, es igual al de su mamá. Ellos se conocieron desde jóvenes
«Me dijo que no podía estar presente, que qué iba a pensar la gente y me dijo, ‘pero piénsalo, no me voy a meter en tu matrimonio’, ‘Lo único que me interesa es mi carrera’. El primo de Renato Tapia estuvo para controlarme, y yo estaba acostumbrada a tapar la cara del bebe», agregó.

«Fuimos a Cieneguilla y fue en enero que Renato Tapia aparece, lo vio, lo cargó. Y me dijo que confíe en su primo, que no tenía una vida agradable, pero lo hacía por sus hijos», comentó. «Pedí ayuda a un abogado y se lo mandé a Renato de que si no se comunicaba conmigo iba a tomar acciones legales, ahí me contestó».

¿Por qué no hubo prueba de ADN? La razón fue porque el deportista ponía pretextos para hacerse el examen así que no obtuvo los resultados. Además, precisó que Andrea Castro, la esposa de Tapia, tiene conocimiento de la existencia del menor, al igual que los padres de él. Castro presentó a su hijo a toda la familia del padre y reconocieron al niño que también tiene afición por el fútbol.

De acuerdo con la abogada de la mujer, se tiene que hacer una demanda y «exhortamos al señor Tapia que lleguen a un acuerdo, que haya voluntad porque son derechos irrevocables porque es derecho a la identidad».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *