El director ejecutivo de la empresa Repsol, Jaime Fernández Cuesta, expresó hoy su compromiso para devolver el litoral peruano a su estado natural, es decir, tal como estaba antes del derrame de petróleo producido en Refinería La Pampilla, en el mar de Ventanilla.


Durante su presentación ante la Comisión de Pueblos Andinos del Congreso, que cuenta con facultades de comisión investigadora, indicó que son muy conscientes de la gravedad del daño al medio ambiente causado «por este accidente» ocasionado por 10,400 barriles de petróleo.


«Tenemos activadas todas nuestras pólizas de seguro, pero eso no quita nuestro compromiso para solucionar con nuestros propios medios, atendiendo a toda las poblaciones que vieron alteradas sus vidas y devolver el litoral peruano a su estado natural», afirmó. 


En ese sentido, indicó que desde el primer día de ocurridos los hechos están poniendo todos los medios a su alcance, sin escatimar un dólar, «para contratar a las mejores compañías del mundo a fin de resolver este lamentable accidente que ha sucedido y por supuesto el daño medioambiental producido».

«Se actuó de manera inmediata desde el primer momento con la información que se tenía disponible y de hecho todas las instituciones importantes a escala mundial que han venido visitándonos y viendo nuestro modo de actuar, todas coinciden en que se ha actuado de acuerdo a los estándares internacionales en este tipo de sucesos», refirió.


Asimismo reconoció que son los únicos responsables que se están haciendo cargo de la remediación y responsabilizándose de limpiar el litoral, «y devolver las playas, el mar y la fauna marina a su estado natural, y hacer todo lo posible para atender a las poblaciones afectadas».


En cuanto al segundo derrame de petróleo, producido unos días después del primero, precisó que este fue un afloramiento del hidrocarburo que se produjo al momento de retirar la tubería que la transportaba, pero que esto fue debidamente controlado. Además sostuvo que el derrame se produjo por causa del oleaje producido por la erupción de un volcán en Tonga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.